la factura de la luz

imagen: papernest

Optimizando con datos la factura de la luz

El apogeo del big data está inundando las empresas y las Instituciones con el objetivo de saber cuáles son las necesidades de los consumidores y de los ciudadanos. Esta información tan preciada se consigue a través del análisis diario de millones de datos que sirven para ayudar a la gente a tomar la mejor decisión, según señala un artículo de El Economista que habla de la importancia de los macrodatos. En definitiva; una herramienta imprescindible en todos los ámbitos, pero especialmente en el de la energía.

 

El poder de los algoritmos

 

Uno de los consejos que nos dan las comercializadoras de luz para calcular nuestra potencia eléctrica y el consumo energético de nuestro hogar es hacer uso de una calculadora energética. Este sistema virtual es capaz de decirnos qué tarifa de luz y/o de gas natural nos conviene contratar para que nuestra casa goce de eficiencia energética mientras ahorramos dinero.

 

Esta recomendación toma mucho valor cuando damos de alta la luz en una nueva vivienda para hacernos una precisa idea de la cantidad a pagar teniendo en cuenta la potencia y el consumo.

 

Los sistemas que funcionan con big data te ayudan a tomar la decisión sobre la oferta eléctrica adecuada a tu ritmo de vida. Pero si consultas este enlace encontrarás información precisa y relevante sobre los pasos a seguir para dar de alta la luz de una forma rápida y sencilla.

 

En definitiva, los datos sobre energía y el consumo de la misma nos dan las pistas definitivas para acceder a las ofertas más óptimas del mercado. Para que así cada casa tenga la posibilidad de ahorrar en su factura de la luz según su estilo de vida.

 

Un patrón, una tarifa

 

Mediante el big data, las comercializadoras crean patrones de consumo de energía hechos a imagen y semejanza de los usuarios de energía con el objetivo de poner sobre la mesa la mejor tarifa de luz y gas para que los clientes elijan la que más les convenga.

 

Existen muchas tarifas tanto para electricidad como para gas natural que se adaptan a los consumidores:

  • Con discriminación horaria: el precio del kW depende de las horas del día (siendo más barato por la noche).
  • Sin discriminación horaria: el precio de la luz no varía
  • Ecológicas: están pensadas para proteger el medioambiente.
  • Planas: el cliente siempre paga lo mismo en su factura.

En Companias-de-luz.com, puedes consultar la información específica sobre las compañías de luz  que ofrecen estas tarifas en el mercado.

Las ventajas energéticas del big data

 

Tanto las empresas de luz como sus clientes tienen la posibilidad,, gracias al uso de big data, de conocer las necesidades de los consumidores y compararlas con la oferta y la demanda propia y de sus competidores.

 

Esta metodología de análisis ayuda a reducir los costes de la energía tanto en el mercado mayorista como en los bolsillos de los ciudadanos puesto que los datos reflejan cuánta energía llegan a consumir los clientes y comprar la electricidad que se necesita realmente.

 

Una manera de terminar con la competencia desleal entre las comercializadoras y los Gobiernos y ofrecer la electricidad a precios realmente competitivos.

 

Sin lugar a dudas, esta información supone un avance hacia ambos lados puesto que las empresas compran la luz a un coste real y la ofrecen -teniendo en cuenta las necesidades de los clientes- a unos precios atractivos a la par que competentes.