Tal y como hemos hablado en anteriores entradas, el IoT (Internet of Things) va integrándose cada vez más rápido en nuestra vida cotidiana y está resultando un elemento clave en las smarts cities. Es por ello por lo que en esta entrada, se va a dar una visión actual del potencial del IoT en los edificios inteligentes.

Predicciones del IoT

El uso de esta tecnología es extensible a muchos ámbitos y las predicciones más destacadas de algunas de las consultoras como Gartner o empresas de seguridad cibernética indican que el 75% de los vehículos estarán equipados con conexión a internet para 2020 y que la tecnología IoT pese a llegar primero a los edificios comerciales inteligentes, se espera que para 2018 los hogares se pongan por delante con mayor número de dispositivos conectados.

IoT en edificios inteligentes. Fuente: domoticaedificios

IoT en edificios inteligentes. Fuente: domoticaedificios

Y es que la tendencia resulta obvia cuando se leen investigaciones como la realizada por Navigant Research, en la que predicen que el mercado global de IoT en edificios inteligentes superará los 22.000 millones de dólares en 2026, lo que supone más del triple de los ingresos actuales.

Beneficios del IoT en los edificios inteligentes

Previo a explicar los beneficios de esta tecnología hay que definir los sistemas inteligentes HVAC (Heating, Ventilation and Air Conditining), lo cuales permiten tener el control de la climatización en tiempo real gracias a la distribución de los diferentes sensores emplazados en los edificios inteligentes y la interconexión de este sistema con los sensores.

Gracias a este sistema se obtienen beneficios relacionados dentro del ámbito de la eficiencia energética como pueden ser:

  • Mayor eficiencia.
  • Menor consumo, reduciendo hasta un 35% de energía.
  • Mantenimiento más sencillo, ya que se detecta más rápidamente de donde procede el fallo.

Pero también hay otra serie de beneficios que se deben cumplir en edificios inteligentes como el control de sistemas de iluminación, servicios de seguridad y sistemas informáticos entre otros. Es por esto por lo que el IoT en los Smart Buildings o edificios inteligentes es una tecnología que ha llegado para quedarse y proporcionará una gran estrategia para los gobiernos a la hora de invertir en recursos energéticos y medio ambiente.