ahorro energetico

El ser humano genera millones de datos diariamente. Sin embargo, hasta hace pocos años no se prestaba la atención suficiente a esta información, cuyo estudio puede resultar muy valioso para conocer las tendencias de los usuarios y encontrar soluciones más rápidamente. El llamado ‘big data’ es el tratamiento masivo de estos datos y se puede aplicar en muchos campos. En este artículo te contamos cómo puede ayudar el ‘big data’ al ahorro energético. 

 Antes del Big Data están las facturas 

Si queremos lograr un ahorro energético antes tendremos que evaluar si nuestras tarifas nos ayudan a ello. En muchos casos, cuando la modalidad contratada no se ajusta a nuestras necesidades pagamos más por un consumo que no realizamos, de ahí la importancia de conocer bien cuáles son nuestras demandas energéticas. 

En la actualidad, los consumidores españoles pueden elegir entre las tarifas reguladas o las del mercado libre, tanto para el gas como para la luz. En el caso de esta última, el Gobierno de España ofrece únicamente la tarifa PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), cuyos precios están delimitados por el ministerio pertinente, si quieres conocer más sobre esta modalidad consulta esta web: http://somosmuchos.es/tarifa-pvpc.html. Tendrás que decidir si optas por la PVPC o por otra tarifa del mercado libre.   

Asimismo, para el precio del gas natural del mercado regulado funciona de la misma forma. Está fijado por el Gobierno de España a través de la llamada TUR (Tarifa de Último Recurso), en este caso el precio del gas natural cambia cada tres meses. Una de las últimas noticias es que en 2020 el precio del kwh de gas natural será más bajo que en 2019

 ¿Cómo ayuda el Big Data en el ahorro energético? 

Horas centrales de consumo, potencia que se necesita, electrodomésticos usados al mismo tiempo, etc. Todos estos datos nos proporcionan información muy valiosa, cuanto más conozcamos nuestro consumo más podremos acercarnos al ahorro económico, puesto que elegiremos tarifas más centradas en nuestras particularidades. Aquí te decimos algunos ejemplos donde se utiliza el big data en beneficio del mercado energético: 

  • Anticipación. Gracias a estos datos, la producción energética se puede anticipa a la demanda porque conoce cuándo se producen las horas de más consumo. 
  • Tarifas más ajustadas. Con todos estos datos las comercializadoras ofrecen cada vez más tarifas variadas adaptadas a todas las necesidades que localizan en los consumidores. 
  • Seguridad. Según los expertos, el suministro de seguridad es más seguro porque se detectan antes las anomalías.
  • Mantenimiento. En el mismo sentido que el punto anterior, conocer la evolución de los datos permite tener un mantenimiento predictivo, lo cual también ahorra costes.
  • Consumo responsable. Si los usuarios tienen un fácil acceso a sus datos de consumo se fomenta el consumo responsable y la conciencia social acerca del despilfarro energético. 

Aunque las grandes beneficiarias del Big Data en el sector energético son las empresas, ya que cuentan con una gran cantidad de datos de sus clientes muy útiles. Lee más acerca de ello en esta noticia